Debido a la situación sanitaria, nuestro personal está desarrollando labores hospitalarias, por lo que los servicios quedan suspendidos.
Perdonen las molestias.

Hace mucho que no nos vemos por aquí, pero aquí estamos. Nunca nos fuimos, sólo hemos priorizado nuestro tiempo para poder atenderos. Pero volvemos a escribir y queremos mostraros una entrevista realizada por Diariodicen, de Grupoparadigma, sobre nuestra labor. Gracias por esperarnos.

https://www.diariodicen.es/201804/surgio-una-idea-que-acabo-siendo-un-sueno-ayudar-en-el-postparto-con-nuestras-matronas/

 

Publicado en blog

Si estás esperando la llegada de tu bebé quizá ya hayas oído hablar de las numerosas ventajas que tiene para tu hijo el pinzamiento tardío del cordón umbilical. Pero si ése no es tu caso, ¡no te preocupes! Desde Llama a la Comadrona te informamos de en qué consiste y todos los beneficios que se pueden obtener del pinzamiento tardío del cordón.

Como sabes, una vez se ha producido la salida del bebé del útero materno, la persona que está atendiendo tu parto o cesárea procede al clampaje o pinzamiento del cordón umbilical para posteriormente cortarlo. Será entonces cuando ese bebé comience su vida independiente de la madre. Dicho pinzamiento puede realizarse de forma precoz (es decir, inmediatamente tras la salida del bebé) o de forma tardía (dejando que toda la sangre de la placenta y el cordón llegué a tu bebé antes de pinzar el cordón).

Hasta hace unos años, era habitual que dicho pinzamiento se hiciera inmediatamente tras la salida del bebé, es decir, de forma precoz. Sin embargo, cada vez son más los estudios realizados al respecto y las personas que demandan que se opte por un pinzamiento tardío. Y es que han sido muchos los resultados que han demostrado los beneficios que tiene para el recién nacido que se deje tiempo entre la salida del bebé y el pinzamiento del cordón.

No existe un tiempo definido de espera hasta el clampaje del cordón. Se debería esperar a que el cordón dejara de latir para pensar que ha dejado de ejercer su función que hasta entonces ha sido la de aportar oxígeno y nutrientes al bebé. El tiempo que tarda cada cordón en dejar de latir va a depender de cada caso concreto, unas veces tardará sólo unos minutos y otras veces puede tardar incluso media hora y en ambos casos sería normal. Se puede esperar incluso a que se haya producido el alumbramiento o salida de la placenta y realizar después el pinzamiento del cordón. E igualmente se puede realizar con independencia de si el parto es vaginal o cesárea.

La razón de tomarnos este tiempo hasta que el cordón deje de latir, radica en que hasta que ese momento estaremos permitiendo que la placenta continúe insuflando sangre en el cuerpo del bebé. Los beneficios que esto reporta al recién nacido son:

  • La sangre que le llega es rica en nutrientes y hierro, favoreciendo una mejor reserva de hierro y ayudando a prevenir la anemia.
  • Es un tiempo ideal para hacer piel con piel entre la madre y el niño. Ver artículo Contacto Precoz, Piel con Piel.
  • Es una forma de respetar los tiempos de tu bebé. Cada niño necesita un tiempo de adaptación a la nueva vida, así hay algunos niños que tardan en realizar su primera inspiración más que otros. El realizar el pinzamiento tardío nos aporta la seguridad de que durante ese tiempo, que puede ser totalmente fisiológico, tenemos un aporte extra de oxígeno que le llega a través de la placenta, y podemos esperar a que el niño se adapte a la vida extrauterina a su ritmo, sin prisas.

De igual forma que se han realizado estudios acerca de los beneficios del pinzamiento tardío del cordón, también se han realizado buscando posibles efectos negativos para el bebé. Sin embargo, a día de hoy los pocos que había han quedado obsoletos. No se ha relacionado directamente ningún efecto adverso con esta práctica.

“El uso apropiado de la ciencia no es conquistar la naturaleza, sino vivir en ella”. Barry Commoner.

Fotografía por Sean Dreilinger.

Publicado en blog

A partir de la semana 37 de embarazo nuestro bebé está preparado para nacer y comenzar su propia vida. Sólo nos queda esperar y estar preparados para su llegada. Llegado el momento, en el cuerpo de la madre se va a producir una oleada de hormonas que nos avisará de que el nacimiento de nuestro hijo está cerca. La oxitocina, adrenalina, endorfinas, etc se sincronizarán de una forma espontánea y perfecta para ayudar al proceso y aliarse con la mujer en esta experiencia. Todo está perfectamente coordinado y comienza entonces el trabajo de parto.

            Las contracciones poco a poco se suceden, cada vez con mayor regularidad y mayor intensidad. Nuestro cuerpo nos demanda cambiar de postura, buscar aquélla que nos ayuda a tolerar mejor el dolor y favorecer el descenso de nuestro bebé. Habrá momentos de mayor intensidad y otros en los que pensaremos que el proceso se ha ralentizado, e incluso, que se ha parado. Pero no es así, nuestro cuerpo está perfectamente diseñado para parir y lo único que hace es adaptarse a nuestros tiempos y los de nuestro bebé.

            En todos los casos, e incluso si en un momento determinado has decidido ponerte la epidural o usar algún otro método de alivio del dolor y no eres tan consciente de ello, el trabajo físico al que se somete al cuerpo durante el parto es muy intenso. Las demandas de energía para que nuestro cuerpo no desfallezca en este camino son muy grandes. La glucosa, el oxígeno, etc se convierten en nutrientes básicos para las células de nuestros músculos.

            Es por esto, que con mucha frecuencia la mujer siente la necesidad de tomar algo que alivie estas demandas y aumente su sensación de bienestar durante el tiempo que dure su parto. La necesidad de tomar agua o alguna bebida isotónica es prácticamente común en todas las mujeres. Si bien es cierto que aún en muchos de nuestros hospitales no se deja que la mujer tome líquidos ni alimentos durante el parto, los estudios realizados al respecto y el avance en técnicas de anestesia han hecho que poco a poco la tendencia sea la contraria, y ya en muchas maternidades de nuestra geografía se permite a la mujer beber durante su parto. Las razones que se alegaban al respecto de limitar la ingesta de líquidos y sólidos era el riesgo de que se produjera una aspiración de contenido gástrico (es decir, que el contenido del estómago pasara a vía respiratoria) si había que recurrir a una anestesia general ante cualquier urgencia en el parto, con las complicaciones respiratorias, infecciosas, etc que esto conllevaba. Sin embargo, como hemos dicho antes, el uso cada vez menos frecuente de anestesia general y numerosos estudios científicos avalan como buena práctica el dejar que la mujer satisfaga sus necesidades de tomar líquidos y ciertos alimentos durante el trabajo de parto.

            El aporte de líquidos (agua, bebidas isotónicas) está recomendado actualmente en la “Guía de Práctica Clínica sobre la Atención al Parto Normal” del Ministerio de Sanidad y Política Social publicada en el año 2010, sin que dicha ingesta influya sobre la evolución del parto y los resultados del recién nacido. Reconoce a su vez, que dicha ingesta de líquidos repercute en el bienestar y confort materno sin incrementar las complicaciones.

            El parto es una experiencia vital, profunda y única en la vida de una mujer y su pareja. Afrontar el proceso con naturalidad y confianza es esencial para que dicha vivencia sea inolvidable. Atender nuestra naturaleza y estar atento a las llamadas y demandas de nuestro cuerpo es básico para que el proceso siga su curso de forma normal. En este sentido, satisfacer la demanda de líquidos es básico y no conlleva riesgos asociados. Beber durante el parto es algo normal y necesario que debería ser permitido a todas aquellas mujeres que así lo demanden.

Publicado en blog
Sábado, 23 Agosto 2014 16:37

¿En qué consiste "la prueba del azúcar"?

Durante el embarazo nos sometemos a diferentes pruebas que detectan distintas patologías que pudieran poner en riesgo la buena evolución del embarazo, entre ellas " la prueba del azucar", que detecta una posible diabetes gestacional.

La diabetes gestacional (DG) es un tipo de diabetes que ocurre durante la gestación. Lo que sucede en la DG es que los niveles de glucosa en sangre están elevados, porque las hormonas del embarazo dificultan la acción de la insulina, impidiendo la entrada de la glucosa en las células. Por ello, esa glucosa se queda en el torrente sanguineo, en lugar de entrar en las células para producir la energía que nuestro organismo necesita.

La mayoría de las embarazadas son capaces de adaptarse a estos cambios hormonales y su páncreas genera más insulina, pero un porcentaje de mujeres no es capaz de hacerlo y son las que desarrollan Diabetes Gestacional.

Es relativamente frecuente (10% de embarazadas) y por ese motivo se realiza un screening a todas las embarazadas.

Este screening se llama Test de O´sullivan (también conocida como “prueba del azucar”) y se realiza a todas las gestantes entre las 24 y 28 semanas de gestación (SG).

Cuando la gestante tiene factores de riesgo de DG se realiza en la primera consulta de embarazo y se repite a las 24-28 SG. Entre estos factores de riesgo se encuentran:

  • antecedentes familiares de diabetes,
  • haber sido diabética gestacional en embarazos anteriores,
  • obesidad,
  • antecedentes de recién nacidos muy grandes ( más de 4 kg) o muertos sin causa explicables,
  • ser mayor de 35 años,
  • etc

Consiste en que la embarazada ingiere 50 gr de glucosa, en forma de solución líquida, y se mide el nivel de glucosa en sangre (glucemia) una hora después. Se puede realizar en cualquier momento del día y no es necesario estar en ayunas. Suele hacerse coincidir con la analítica del segundo trimestre.

La solución oral es muy dulzona y puede resultar difícil de beber e incluso puede llegar a producir nauseas y/o vómitos.

Desde “Llama a la comadrona” os recomendamos que lo toméis de manera rápida.

Este test es positivo si la glucemia al cabo de la hora es igual o superior a 140 mg/dl, lo que no significa que la gestante sea diabética gestacional, sino que a estas mujeres hay que realizarles otra prueba, el Test de sobrecarga oral de glucosa (SOG), el cual sí es diagnóstico para la DG. Esta prueba es también conocida como “la curva larga del azucar” o “la curva de las tres horas”.

Por tanto el test de O´sullivan no es una prueba diagnóstica para la diabetes gestacional, sino que es un filtro que detecta las mujeres que tienen un riesgo de padecerla, de hecho puede dar falsos positivos, que quiere decir que siendo positivo este test, la embarazada no tiene DG.

Como bien hemos dicho antes, si el test de O´sullivan es positivo se realizará la SOG.

Para este test (SOG)sí es necesario una preparación previa, que consiste en una dieta con un aporte extra de 150-200 gr de hidratos de carbono, los tres días anteriores a la prueba.

El día de la prueba debe acudir en ayunas, sin comer, beber, ni fumar, como mínimo 8 horas antes de la prueba. Se extraerá una muestra de sangre para medir el nivel de glucemia basal (en ayunas) y, a continuación, se debe ingerir una solución de 100 gr de glucosa y se volverá a medir la glucemia a los 60, 120 y 180 minutos después.

Durante esas tres horas la actividad física debe ser mínima, recomendándose permanecer sentada. Solamente y si lo desea podría beber agua.

Los parámetros normales son, según Grupo Español de Diabetes y Embarazo (GEDE) y National Diabetes Data Group (NDDG): 

  • En ayunas                105 mg/dl
  • A los 60 minutos     190 mg/ml
  • A los 120 minutos   165 mg/ml
  • A los 180 minutos   145 mg/ml

 

Si hay dos o más cifras del test superiores a estos parámetros, se diagnostica diabetes gestacional, y el ginecólogo valorará el tipo de tratamiento a seguir.

Si una de las cifras es superior a los parámetros normales, la embarazada es intolerante a la glucosa durante el embarazo y es posible que deba repetir el test en tres o cuatro semanas, o bien que el ginecólogo le pida hacer algunos cambios en su dieta y practicar ejercicio.

Desde “Llama a la comadrona” deseamos que esta información os sea de utilidad y despeje vuestras dudas acerca de este tema.

Publicado en blog
Martes, 01 Julio 2014 14:27

Protección solar para el bebé

Como ya hablamos en el post anterior es importante una adecuada protección solar no solo por las manchas sino por el efecto cancerígeno de los rayo UV. También es imprescindible la exposición debidamente protegidos puesto que es necesaria para la absorción de vitamina D y con ella la absorción del calcio.

Los menores de 3 años tienen un mayor riesgo, aumenta si la piel es blanca y se quema con facilidad, sin adquirir tono moreno.

Los efectos sobre la piel de la radiación son acumulativos, por ello es necesario evitarlos desde la infancia. Una exposición prolongada, provoca envejecimiento prematuro de la piel y cáncer de piel.

Para proteger la piel hay que:

-         Evitar la exposición prolongada, sobre todo, en horas centrales del día.

-         La ropa es la mejor protección, además de gorros o sombreros.

-         Utilizar factores de protección alta para los niños.

-         A los menores de 6 meses no exponerlos de forma directa al sol.

-         Las cremas protectoras deben ser administradas 30 minutos antes de la exposición y se debe renovar su aplicación cada 2-3 horas. Es recomendable que sean resistentes al agua y a la fricción.

-         Se deben usar gafas de sol que filtren las raiaciones UVA yUVB.

¡Y a disfrutar del verano!

Publicado en blog
Martes, 01 Julio 2014 14:23

Protección solar durante el embarazo

Ahora que ha llegado el verano vamos a hablar un poco de las precauciones que tenemos que tener cuando estamos embarazadas. La radiación UV es la responsable del efecto cancerígeno de la exposición al sol en la piel, junto con la exposición repetida y las quemaduras reiteradas.

Durante el embarazo se producen cambios en la pigmentación de la piel se produce un aumento de la pigmentación en ciertas zonas de la piel, debido a que los estrógenos y la progesterona estimulan la acción de los melanocitos, oscureciendo la piel de zonas como la linea alba, la cara dando lugar al cloasma, y la areola. Estos cambios se ven más pronunciados en mujeres de piel morena.

Aparece la línea alba, que es una estructura fibrosa que recorre la línea media del abdomen, teniendo en su parte media el ombligo que durante el embarazo se oscurece. No tiene importancia ya que va desapareciendo poco a poco tras el parto. Sería adecuado que durante el embarazo si vas a tomar el sol, la protegieras con crema solar de alta protección para evitar que se oscurezca más.

Cuando este aumento de pigmentación ocurre en la cara, se forman unas manchas de color café con leche en zonas del bigote, pómulos o frente.  A esta coloración se le llama cloasma gravídico conocido también como paño del embarazo. El problema de estas manchas es que pueden quedarse con nosotras tras el parto se recomienda protegerte muy bien de exposiciones al sol con una crema solar potente.

En el próximo post hablaremos de la protección del bebé.

Publicado en blog

Esta vez CharHadas nos ha elegido para informar a las mujeres sobre qué es, en qué consiste y otras alternativas a la analgesia epidural durante el trabajo de parto!

Te lo explica en este video una matrona de Llama a la comadrona.

Esperamos que os guste! 

http://videos.charhadas.com/que-es-la-anestesia-epidural-1527

Publicado en blog

Si estás embarazada o lo has estado sabrás que en la semana 9-10 aproximadamente se realizan unos análisis de sangre que calcula la probabilidad de tener un bebé con síndrome de Down. Realmente este riesgo no lo da la analítica exclusivamente, es la combinación de 3 parámetros (analítica, resultados ecográficos y datos demográficos) la que nos orienta, alrededor de la semana doce, si hay riesgo de que el bebé padezca una alteración cromosómica.

 

Estos parámetros son:

  • Los resultados del análisis de sangre que te realizan en la semana 9-10 dónde se valora en concreto el nivel de tres hormonas: la HCG (Hormona Gonadotropina Coriónica), la alfafetoproteína y el estríol no conjugado.
  • Los resultados de la ecografía de la semana 11-12 dónde se mide el pliegue nucal (translucencia nucal = TN) y la longitud del feto (CRL).
  • Por último se valora también datos demográficos como son la edad de la mujer y la raza.

 

El resultado que sale de la combinación de estos tres valores es un cálculo del riesgo en forma de fracción por ejemplo: 1/10.000 (una posibilidad de entre diez mil recién nacidos), 1/2542 (una posibilidad de entre dos mil….) 1/….. etc…posibilidades de que tenga una alteración cromosómica.

Hoy en día este cálculo de riesgo es para dos alteraciones cromosómicas: trisomía del 21 (T21) que es conocido como Síndrome de Down, y trisomía del 18 (T18) que es el síndrome de Edwards. Este triple screening sólo orienta, dando un abanico de posibilidades que van desde bajo riesgo hasta alto riesgo…La posibilidad alta de tener esta alteración, es sólo una posibilidad, no es una confirmación. La confirmación sería a través de pruebas invasivas como la amniocentesis, biopsia de corion y cordocentésis que entrañan un riesgo que sólo conviene asumir si el riesgo es muy alto. Estas técnicas consisten en obtener una muestra de líquido amniótico, tejido de la placenta y sangre de cordón respectivamente dónde se estudia el cariotipo (el código cromosómico del bebé) por lo que no sólo informan de alteraciones para T21 y T18, sino para cualquier alteración cromosómica.

Aún así, un riesgo alto orienta, pero no sentencia, es decir, puede obtenerse un riesgo alto con una amniocentesis u otra técnica invasiva completamente normal.

Gracias a los avances de la ciencia puede, a nivel privado, realizarse una analítica en sangre materna, con una fiabilidad “muy muy alta”, de casi el 100% para T21 y T18. Es una técnica NO INVASIVA y no entraña riesgo ni para la madre ni para el feto. Es una técnica cara pues la analítica hay que mandarla a EEUU pero es una forma de evitar la amniocentesis en caso de que el riesgo salga alto.

Esperamos que este post os haya dejado claro en qué consiste, para qué se hace y qué significa hacerse el “triple screening”.

Un saludo!

 

Equipo de Llama a la Comadrona.

 

 

 

 

Publicado en blog
Lunes, 14 Abril 2014 10:27

Alimentación complementaria

Acabo de leer un tema muy interesante acerca de la alimentación complementaria a la lactancia materna. Aunque el propio nombre lo dice “complementaria”, solemos caer en el error de comenzar a dar los alimentos de una forma prematura, y siempre antes del pecho, pensando que ya a la edad de 4 ó 5 meses el pecho ya no alimenta lo suficiente y necesitamos “las papillas”.

En el siguiente enlace vienen consejos muy interesantes de Academia Americana de Pediatría, OMS y UNICEF, como:

  • Lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses (Se entiende como “6 meses” el último día del 6º mes)
  • Se pueden ofrecer otros alimentos complementarios a partir de los 6 meses, aunque si el desarrollo sigue siendo adecuado, tal vez no sea necesario dar otros alimentos hasta los siete o incluso los ocho meses.
  • Continuar la lactancia materna, junto con otros alimentos, hasta los dos años o más.
  • Los alimentos deben ser variados
  • El pecho debe ofrecerse antes que los otros alimentos, para mantener una buena provisión de leche en la madre
  • Los menores de 3 años deben comer al menos 5 o 6 veces al día
  • Añadir un poco de aceite o mantequilla a las verduras, para aumentar su valor calórico.

 

Hablan también del tipo de alimentos, la cantidad, cuándo y cómo empezar a ofrecerlos.

Es muy interesante, os animo a leerlo completo en http://albalactanciamaterna.org/lactancia/tema-4-cuando-los-ninos-crecen/los-alimentos-complementarios/

Publicado en blog

El post de hoy lo dedicamos a aquellas mujeres que no saben si las clases de preparación al parto son útiles en caso de haber elegido la analgesia epidural para controlar el dolor en el parto.

Precisamente por esta duda y por lo corta que se queda esta definición se prefiere cambiar el nombre de estas clases por: clases de educación maternal. Porque  como os explicamos en este post, no sólo se enseña a respirar y a controlar el dolor durante el parto.

En las clases de educación maternal las matronas preparamos a los futuros padres para que afronten este proceso con información, seguridad y responsabilidad, anticipando los pasos por los que se van a ir encontrando en cada una de las etapas tanto del embarazo, como del parto y del postparto.

  • Se da información sobre los cuidados que debes de llevar a cabo durante todo el embarazo: alimentación, ejercicio, síntomas normales en cada trimestre, posturas antiálgicas, masaje para evitar la episiotomía...
  • Acerca del parto se os explica las fases del mismo, qué son las contracciones, cuando ir al hospital, qué llevar, tipos de parto etc..
  • La información que se os transmite de cara al postparto esta centrado en la lactancia, cuidados del bebé recién nacido, cuidados de la episiotomía y se hace mucho hincapié en la parte psicológica del postparto y en cuidados para evitar la famosa pero posible depresión postparto.

Lo que sí está claro es que si cuentas con esta información impartida por profesionales, el riesgo de que el postparto se te haga más cuesta arriba es mucho menor y te permitirá disfrutar de este momento tan importante.

Por lo tanto, queda claro que las clases de preparación al parto no son sólo para el parto, son para prepararte a ser mamá y tener la tranquilidad y la seguridad de saber cuidar de ti y de tu bebé

En Llama a la comadrona, además, las clases las imparte una matrona en tu casa cuando os venga bien a vosotros dos, incluso acudiendo si así lo deseáis, los fines de semana.

Un saludo!

 

Publicado en blog
Página 1 de 3